Make your own free website on Tripod.com

ESTUDIOS BIOESPELEOLOGICOS DE LAS CAVERNAS DE LA PROVINCIA DE CORDOBA (REPUBLICA ARGENTINA)

 Por Jorge F. Genise y Alfredo A. Romanelli.


Summary:        Biospeleological studies of caves from Córdoba province (República Argentina). This paper deals with three principal aspects of our biospeleological research in the caves of Córdoba. First, the association between a Pterophoridae (Lepidoptera) and a spider; second a new species of Phalangopsidae (Grylloidea) and at last, the insects associated with the excrements of Desmodus rotundus (Chiroptera).


INTRODUCCION

Comienza con esta primera presentación una serie de trabajos que pretenden dar un primer panorama sobre la fauna de las cavernas de la República Argentina, tema hasta el presente escasamente abordado y de gran importancia para futuros estudios comparativos con otras regiones donde la bioespeleología se encuentra bien desarrollada.

En este trabajo se ofrecen las observaciones biológicas preliminares sobre algunas especies y conclusiones del relevamiento faunístico de la Caverna de Characato (Characato) (IX‑85); Caverna de la Y (Valle Hermoso) (IX‑85); Caverna de la Laguna Brava (Tanti)(IX‑85, IV‑86) y Caverna Casa de la Plata (Capilla del Monte)(VI‑85). Este relevamiento fué llevado a cabo en viajes organizados por el Centro Argentino de Espeleología y la Sección Espeleología de Gendarmería Nacional.

      

Bio_cueva_1.jpg (16763 bytes)Bio_cueva_4.jpg (24679 bytes)        Bio_cueva_3.jpg (12342 bytes)     Bio_cueva_2.jpg (12431 bytes)

 

MATERIALES Y METODOS

 

Las técnicas utilizadas en la recolección de los invertebrados fueron las habituales. Los insectos se mataron con frascos mortíferos con cianuro y aquellos que por sus características tienden a macerarse después de muertos como por ejemplo los grillos eran sumergidos en agua hirviendo para desnaturalizar las enzimas autolíticas y evitar la maceración. Posteriormente los insectos fueron conservados en cajas entomológicas.

    Los arácnidos fueron muertos y conservados en alcohol 70%. Las capturas de estos ejemplares se realizaron principalmente a mano o con aspirador entomológico.

Los quirópteros fueron capturados con red y conservados en formol 10%. La recolección de guanobios fue llevada a cabo in situ y además una cantidad de excrementos fue llevada al laboratorio, donde posteriormente se extrajeron diversas especies de insectos en estado larval que fueron mantenidos vivos en recipientes individuales hasta completar su desarrollo.

El material estudiado se encuentra depositado en las colecciones del Museo Argentino de Ciencias Naturales, Centro Argentino de Espeleología y parte de él está en préstamo a especialistas en los diferentes grupos.

  

OBSERVACIONES

Las observaciones realizadas se presentan aquí agrupadas en tres items que consideramos representan los componentes bioespeleológicos más conspícuos de las cavernas de Córdoba.

  


1. Las Pterophoridae (Insecta, Lepidóptera) y las Pholcidae (Arachnida, Araneae).

     En todas las cavernas de Córdoba estudiadas fueron hallados estos dos artrópodos asociados, siendo los organismos más conspicuos y numerosos en los sectores cercanos a la entrada.

Las Pholcidae (especie indeterminada) tejen telas irregulares de trama abierta, en la mayoría de los casos apenas separadas de las paredes o el techo de las cuevas y la cercanía de los individuos hace que las telas cubran sectores relativamente grandes de ellas. En todos los casos se encontró siempre la misma especie de Pterophoridae asociado a estas telas. Este microlepidóptero del género Stenoptilia (Fig. l), resultó una especie nueva para la ciencia (Pastrana, en prensa).

El número de individuos de Stenoptilia sp. posados sobre las telas de las Pholcidae, era muy elevado en algunos casos, dando a las paredes un aspecto muy inusual; si bien a algunos de ellos podían hallárselos parados sobre las rocas, la proporción de los primeros era marcadamente superior, evidenciando una clara asociaci6n entre ambos.

 

Figura 1

Los microlepidópteros volaban entre las telas y volvían a posarse sobre ellas sin quedar adheridos ni provocar ninguna reacción por parte de la araña, lo que evidencia aún más su asociación.

Las causas de esta relación no resultan muy claras. Las larvas de las Pterophoridae son como la de la mayoría de los lepidópteros, fitófagas; los adultos son de hábitos nocturnos, lo que explicaría su presencia diurna en la caverna, y son atraídos por las luces en la noche, encontrándoselos también en construcciones humanas, donde también son comunes las Pholcidae. Buszcko(1986) en su revisión de los Pterophoridae de Polonia, dice que Stenoptilia stigmatodactyla se encuentra confinada a puntos aislados y termicamente favorables del país, especialmente en habitats calcáreos xerotérmicos y canteras de piedra, lo que concuerda con esta otra especie del género que nos ocupa.

Existen pocos casos registrados en la bibliografía sobre insectos asociados con telas de arañas. Robinson y Robinson (1976 a,b) encontraron a un tipúlido (Diptera) y a un pirálido (Lepidoptera) asociado con telas de Araneidae en Nueva Guinea. En el caso del microlepidóptero suponen que además de protegerlo de la predación de hormigas, este comportamiento sería eficaz para protegerse de los pájaros, que evitan la cercanía de estas telas que por su consistencia pueden resultarles peligrosas.

Robinson (1977) cita al igual que Pocock (1903) larvas de microlepidópteros como comensales en telas de arañas, en áreas selváticas tropicales.

Lehmann y Zuñiga (1981) encontraron principalmente moscas y algunas avispas y polillas al atardecer y de noche posados sobre telas abandonadas de arañas en la selva de Costa Rica. Estos autores suponen, al igual que Eberhard (1980) y otros autores, que este comportamiento los protege en alguna medida de los predadores caminadores como hormigas y a la vez les permite un rápido escape. En este caso, a diferencia del nuestro y otros citados aquí, las telas estaban abandonadas.

Nentwig (1983) encontró dermápteros y pentatómidos asociados con una tela que contenía una ooteca de una Eresidae en Africa, pero sin adultos, proponiendo también que tal vez su presencia allí se debiera a la protección que ofrece la telaraña.

En todos estos casos conocidos no se ha podido establecer claramente cual era la relación existente entre ambos artrópodos, todos ellos fueron registrados en áreas selváticas y en telas de cierta extensión entre la vegetaci6n, lo que en primera instancia los diferencia de nuestro caso que además sería el primero citado de una caverna. Tampoco parece aceptable aquí la protección de pájaros, ni el comensalismo, por lo que unicamente podría aceptarse la protección de pequeños predadores como hormigas. Sin embargo por tratarse de telas no abandonadas y con arañas adultas queda por preguntarse por que la araña no ataca al microlepidóptero y si es que ambos se benefician con esta asociación.

Estudios posteriores más profundos que pensamos encarar, podrían revelar el motivo de esta relación.

  

2. Las Phalangopsidae (Saltatoria, Grylloidea)

             Los grillos de la familia Phalangopsidae se encuentran representados en todo el mundo, especialmente en zonas cálidas y húmedas, la casi totalidad de las formas cavernícolas descriptas pertenecen a esta familia, de allí la importancia de esta primera cita para cavernas de la Argentina.

Para América se hallan mencionados 35 géneros (Chopard, 1956). La especie encontrada en las cavernas de Córdoba (Fig. 2), pertenece al género Endecous Saussure y suponemos que se trata de una nueva especie para la ciencia ya que no comparte la totalidad de los caracteres diagnósticos de ninguna de las seis especies descriptas: Endecous arachnopsis Saussure, 1878; E. lizeri Rehn, 1918; E. Itatibensis Rehn, 1918; E. cavernicolus Costa Lima, 1940; E. abbreviatus Toledo Piza, 1960 y E. hubbelli Lieberman, 1965.

 

Figura 2

Son caracteres diagnósticos de las especies de este género poseer las tibias anteriores perforadas en la cara interna solamente, tégminas del macho con el espejuelo bien definido, y el espolón superior de las tibias posteriores más largo que el intermedio.

La descripción de esta nueva especie cordobesa será publicada oportunamente cuando se obtenga más material, sin embargo resulta interesante destacar aquí algunos de sus caracteres que permiten vislumbrar aspectos de su filogenia y adaptación a las cavernas.

Tomando el caracter sinapomórfico del número de venas diagonales en las alas podemos separar a las especies de Endecous en dos grupos hermanos; los que poseen 2 diagonales E. arachnopsis, E. cavernicolus, E. itatibensis y E. hubbelli y los que poseen 1 diagonal E. lizeri y la nueva especie. Esta si napomorfía emparenta estrechamente a ambas especies que además son simpátridas. Las autoapomorfías que separan a ambas están claramente ligadas a la condición de cavernícola de la nueva especie ya que a diferencia de E. lizeri no posee ocelos, las tégminas alares son más cortas y las patas más largas, tendencia que se acentúan en todos los insectos troglobios conocidos. Filogeneticamente podría hipotetizarse que ambas especies evolucionaron a partir de un antepasado común semejante a E. lizeri adaptándose posteriormente la especie aquí tratada a la vida en cavernas.

  

3. Los guanobios.

En las biocenosis asociadas a cavernas el factor crítico sería siempre el primer eslabón de la cadena trófica, ya que en ausencia de luz, faltan las plantas fotosintetizantes que ocupan este primer paso en las cadenas del exterior. En algunos casos este nicho puede estar ocupado por hongos o bacterias autotróficas y en otros casos este primer aporte de energía esta dado por organismos troglófilos que pasan parte de su vida fuera de la caverna, aportando a la biocenosis que se desarrolla den­tro de ella energía captada afuera.

Este es el caso de las acumulaciones de excrementos de vampiros, Desmodus rotundus (Mammalia, Chiroptera)(Fig., 3) que por su cantidad albergan una gran diversidad de guanobios en la cueva de la Laguna Brava.

 

Figura 3

Entre el material coleccionado in situ y el extraído y criado posteriormente en laboratorio se obtuvieron las siguien­tes especies: Euspilotus (Hesperosaprinus) gnathoncoides (Bickh.) y Euspilotus (Hesperosaprinus) modestus (Er.) ambos Coleoptera, Histeridae (Arriagada det.); Desmometopa sp. (Diptera, Milichi­dae); Eccoptomma concavum Becker, 1907 (Diptera, Milichidae); Leptocera sp. (Diptera, Borboridae). Fueron colectados también puparios de Muscoidea, pero no fue obtenido posteriormente nin­gún adulto. También se obtuvieron dos especies de Figitidae (Hymenoptera, Cynipoidea), posiblemente nuevas para la ciencia, que actualmente están siendo estudiadas por una especialista en este grupo.

Entre las especies citadas, son las larvas de los díp­teros las que ocupan el primer eslab6n, alimentándose directa­mente de los excrementos, los adultos son muy numerosos, volando y principalmente caminando sobre la masa de guano (Fig. 4). Es posible que puedan cumplir todo su ciclo biológico dentro de la cueva, aunque no se observan en estas especies ninguna adaptación morfológica especial a la vida cavernícola. No obstante son representantes de estas familias (Borboridae, Milichidae) las moscas cavernícolas por excelencia en otras partes del mundo, donde existen incluso especies ápteras y braquípteras (Grasse, 1951).

 

Figura 4

Las Figitidae encontradas, son al igual que el resto de los representantes de esta familia, parásitas de puparios de Diptera. No se las pudo relacionar con alguna de las especies encontradas en particular, ya que nacieron de un tipo de puparios del que no se obtuvieron adultos. Podría suponerse que fueran relativamente específicos.

Los histéridos tanto larvas como adultos son predadores de larvas y pupas de dípteros.

A pesar de ser este, un primer panorama sobre la comunidad de guanobios, puede apreciarse ya la complejidad de sus relaciones así como la diversidad de especies involucradas, lo que supone que profundizando estos estudios aparecerán interesantes novedades.

  

AGRADECIMIENTOS

 Los autores desean agradecer a los especialistas que brindaron su apoyo con las determinaciones específicas y bibliográfica: José A. Pastrana, María Elena Galiano, Gerardo Arriagada, Norma Díaz y Jorge Crespo. A los compañeros del Centro Argentino de Espeleología y Sección Espeleología de Gendarmería Nacional, por su ayuda en las tareas de campo, especialmente a Alfredo Ernst y Emilio Cabrera.

  

BIBLIOGRAFIA

 

BECKER,TH. 1907. Die Dipteren-Gruppe Milichinae. Ann. Mus. Nat. Hung. 5: 507-505.

BUSZKO,J. 1986. A review of Polish Pterophoridae. Polskie Pismo Ent. 56(2) : 273-389.

COSTA LIMA,A. 1940. Um novo grilo cavernicola de Minas Gerais (Phalangopsidae). Papeis Avulsos Dep. Zool. Sao Paulo 1: 43-49.

CHOPARD,L. 1956. Some crickets from South America (Gry1loidea and Tridactyloidea). Proc. U.S. Nat. Mus 106:241-293.

EBERHARD,W. 1980. Spider and Fly play cat and mouse. Nat. Hist. 89(1): 56-61.

 GRASSE,P. 1951. Traite de Zoologie. Tome X. Masson Ed. París 975 pp.

 LEHMANN,E. y ZUÑIGA,C. 1981. Use of spider threads as resting places by tropical insects. Jour. Arach. 9(3): 339-341.

LIEBERMAN,J. 1965. El género Endecous Saussure, 1878 de‑la regi6n neotropica con la descripción de una nueva especie argentina de habitat cavernícola. Rev. Soc. Ent. Arg. 28: 33-43.

 NENTWIG,W. 1983. An association of earwigs (Dermaptera) and bugs (Heteroptera) in a spider's web. Jour. Arach. 11(3): 450.

PASTRANA,J.A. (en prensa) Una nueva especie de Pterophoridae de la provincia de Córdoba, Argentina (Lepidoptera). Rev.Soc. Ent. Arg. 44.

 POCOCK,R. 1903. Notes on the commensalism subsisting between a gregarious Spider Stegodyphus sp. and the moth Batachedra stegodyphobius. Ent. Month. Mag. 39: 167-170.

REHN,J. 1918. Descriptions of one new genus and fifteen new species of tropical american Orthoptera. Trans. Amer. Entom. Soc.44: 321-371.

 REHN,J. 1918. On Dermaptera And Orthoptera from Southern Brasil. Trans. Amer. Ent. Soc. 44: 181-222.

 ROBINSON,M. 1977. Symbioses between insects and spiders. An association between Lepidopteran larvae and the social spider Anelosimus eximius. Psyche 84(3‑4): 225-232.

ROBINSON,M. and ROBINSON,B. 1976a. The ecology and behaviour of Nephila maculata. A supplement. Smith. Cont. Zool. 218: 122.

ROBINSON,M. and ROBINSON,B. 1976b. A tipulid that associates with spiders web in Papua, New Guinea. Ent. Month. Mag.112: 1-3.

SAUSSURE,H. 1878. Melanges orthopterologiques VI. Gryllidae.,Mem. Soc. Geneve 25: 368-702.

 TOLEDO PIZA,J. 1960. Tres novos grilos brasileiros. Stud. Ent. (R. de Janeiro) 3: 253-256.


© 2003 Centro Argentino de Espeleología  C.A.E.