Make your own free website on Tripod.com

Relevamientos Bioespeleológicos I

Notas de Viaje

Por Alfredo A. Romanelli y Jorge F. Genise


CAVERNAS DE LA PROVINCIA DE CORDOBA

             El hallazgo de una curiosa asociación de arañas y lepidópteros en la Caverna Casa de La Plata (Capilla del Monte), en el mes de agosto del año 1985, nos motivó a la búsqueda de estos mismos invertebrados en otras cavernas de la provincia.

            Así, en un viaje posterior, realizado en septiembre, en compañía del espeleólogo Alfredo Ernst, pudimos encontrar en la Cueva de la Y (Valle Hermoso), en la Caverna de Characato (Characato) y en la Cueva de La Laguna Brava (Cosquín) no solo la asociación  buscada, sino que además realizamos una primera captura metódica de invertebrados que arrojó como resultados principales la existencia de una especie de Phalangopsidae (los típicos grillos cavernícolas en todo el mundo) y una diversificada comunidad de guanobios, especialmente dípteros, en los excrementos de los vampiros (Desmodus rotundus, fam. Desmodidae) en la Caverna de la Laguna Brava.

            Estos datos serán volcados en un trabajo a publicarse próximamente.

            Además se recolectaron excrementos de vampiros, los cuales fueron entregados al Dr. Alfredo Manzullo  para su estudio.

 

CAVERNAS EN LA PROVINCIA DE BUENOS AIRES

             Posteriormente en octubre, en compañía de los espeleólogos Emilio Cabrera y Gonzalo Cambra realizamos una visita a la Gruta de Oro, a la Gruta Margarita y a al Caverna Oscura de Barker.

             En esa localidad existe un antecedente interesante sobre la presencia de luminiscencia en la Gruta de Oro. Este fenómeno fue descripto por primera vez por Aguirre (1897. Anales Museo Nacional Bs. As. V) quién lo atribuyó tentativamente (no pudo coleccionar material) a una película superficial de algas cianofíceas de la familia Nostocacea, por conocerse en ella fenómenos de dicroísmo y fluorescencia. Este autor realizó además observaciones preliminares sobre la naturaleza de la luz, llegando a la conclusión de que se trataba de fluorescencia, debido a la iluminación intensa de las paredes de la cueva.

             El muestreo de material en la película superficial que realizamos, mostró que el componente mayoritario de ella era un alga unicelular de la familia de las desmidiaceas, del género Pleurococcus (Lacoste det.) de distribución cosmopolita y sin casos de bioluminiscencia registrados. Sin embargo a pesar de que nuestras primeras observaciones indican que la densidad de estas algas es un factor fundamental para la percepción de la luz, solo con estudios posteriores más profundos se podrán revelar la causa exacta de su origen.

             En la Caverna Negra capturamos cuatro ejemplares de opiliones del género Pachyloides (Maury det.) mientras que en el exterior de la cueva, bajo piedras fueron capturados exclusivamente numerosos ejemplares de Acanthopachylus aculeatus lo cual indicaría diferentes preferencias ecológicas en ambas especies.

 

El biólogo Jorge f. Genise en la boca de acceso de la  Cueva de las Aguas Doradas o Gruta de Oro

 

Interior de la Cueva de las Aguas Doradas o Gruta de Oro

  

Ejemplares recolectados en la Caverna Negra

OPILONES

Izq.: Pachyloides sp

Der.: Acanthopachylus aculeatus


© 2003 Centro Argentino de Espeleología C.A.E.